En 1940, tras la Guerra Civil, la primera imagen que se construyó fue la del Cristo Yacente, con la colaboración económica de todo el pueblo de Benifayó, siendo su coste de 2.500 ptas.

Tradicionalmente, acompañaba a esta imagen una comuna de orden militar portando el Santo Sepulcro. Lo que en un principio era el acto multitudinario de la Semana Santa, el Santo Entierro, fue decayendo poco a poco hasta que a partir de la transición democrática, dejó de asistir el consistorio a la Procesión y prácticamente desapareció por la casi nula asistencia de fieles a la misma. En 1987, un grupo de jóvenes vinculados a la Parroquia decidió, ante la disminución de costaleros del Sepulcro, crear la Cofradía del Santo Sepulcro para acompañar al paso más significativo de la Semana Santa de Benifayó.

Dicha decisión condujo a la creación en 1988 de la COFRADÍA DEL SANTO SEPULCRO, siendo inicialmente un total de 14 cofrades.

Si curioso es evidenciar la juventud de los cofrades, puede que más lo sea el observar la cantidad de feligreses que se suman año tras año a la Procesión del Santo Entierro y queriendo procesionar junto al paso del Cristo Yacente, siendo tal la cantidad de gente procesionando que se tarda más de 50 minutos desde que entra el paso de la Dolorosa hasta que entra el paso del Yacente, y entre medias el río de hombres, mujeres y niños, que con sus mejores galas y entre las dos cofradías, se suman a la Procesión del Santo Entierro, siendo ésta abierta por las otras dos cofradías y siempre en orden bíblico (Jesús Nazareno, Cristo de la Fe, Madre Dolorosa de la Gran Esperanza y, finalmente, el Santo Sepulcro).

En 1992, fueron aprobados los Estatutos. La Cofradía es miembro de pleno derecho de la Junta de Germandats i Confraries de Setmana Santa, recayendo en ella la Secretaría de esta Junta. Nuestra Cofradía participó en la realización de los actos de la Junta de la Diócesis de Valencia, que tuvo como sede nuestra localidad en 1994.

En 1995, la Cofradía celebró con una solemne Eucaristía el 55 aniversario de su imagen, cerrándose esta celebración en 1996 con la realización de un dosel que representaba la cripta donde fue enterrado Cristo. Ese mismo año, se confeccionó un túmulo nuevo sobre el que reposa la imagen la noche del Jueves Santo junto a la imagen de la Dolorosa, siendo veneradas por los fieles.